Cada vez es más habitual la práctica del deporte. Afortunadamente, los hábitos de vida hacen que más gente se preocupe por su bienestar físico, realizando habitualmente actividad deportiva.

Actualmente es el running la práctica que más adeptos tiene, y en aumento. En nuestro tiempo ya no es inusual el concepto de maratón, ni siquiera los triatlones o las grandes carreras en condiciones extremas, incluso en desiertos. Todos tenemos en nuestra familia o en el círculo de amistades más de un aficionado a estas modalidades deportivas.

En este sentido, y a raíz de esta moda, aconsejamos que antes de empezar a correr se lleve a cabo un buen reconocimiento médico. Independientemente de la edad del deportista, es aconsejable el reconocimiento médico para saber si podemos dedicarnos con tranquilidad y garantías a esta actividad física. Con el chequeo podremos saber si nuestro corazón funciona adecuadamente y no existe ninguna enfermedad coronaria, o incluso problemas cardiorespiratorios severos.

Igualmente, es importante que conozcamos cómo están nuestras articulaciones, especialmente las articulaciones de carga, como las rodillas, las caderas, los pies y la columna vertebral.
Los especialistas aconsejamos antes de comenzar a correr, además del reconocimiento médico, la realización de una prueba de esfuerzo, especialmente indicada para los hombres mayores de 45 años y en el caso de las mujeres con más de 55 años. Es aconsejable, igualmente, realizar estas pruebas a partir de los 25 años de edad. En esta franja de edad aumenta el riesgo cardiovascular.

Una vez obtenidos los resultados y siendo óptimos para poder dedicarnos a estas prácticas deportivas no cabe duda que correr de forma moderada y acorde a nuestras posibilidades nos ayudará a mantenernos en forma y a ganar salud.

Desde Catalán Trauma realizamos todas y cada una de éstas pruebas, con la garantía y seguridad de un cuadro médico experimentado y especializado. Porque tu salud es lo más importante.